HISTORIA

Fue un 16 de Octubre de 1903, Bohemio desde el primer instante. Nació en primavera, nació eternamente joven, iluso y soñador. Modesto como los que le dieron la vida. Nació alimentado de impasibles  esperanzas, tan pequeñas que no eran nada. Esperanzas que no se confesaban porque parecían una quimera. ¿A dónde iría? ¿Hasta dónde llegaría?

Lo importante es que un grupo de estudiantes del Liceo Santiago, hoy Liceo Valentín Letelier, fundaban un Club, que surgió bullicioso como un recreo o la salida de clases. Un grupo de muchachitos habían sentido el hechizo de esa pelota que brinca como si fuese impulsada por resortes automáticos. Nunca pensaron que los mejores productos son aquellos que crecen de pequeñas semillas caídas en la tierra, lo fundaron así sencillamente, como una leyenda, como el afán limpio del muchachito de barrio. Parece que eternamente la campana de bronce del viejo liceo siguiera llamando a continuas superaciones, y así fue como aquel 16 de octubre en aquella sala de clases  comenzó la gran historia bohemia.

Cuenta la leyenda que el primer partido disputado por el entonces llamado Santiago Football Club fue en terrenos del Parque Cousiño, lo que conocemos hoy como Parque O´Higgins, ante el Club de los Profesores.

Varios años más tarde, aledaño a esos sectores, específicamente en Independencia,  otra semilla crecía, pero bajo el nombre de Morning Stars

Los mismos sueños y las mismas ilusiones fueron fusionados en el año 1936. Con esto se forma “Santiago Morning” .

Así es nuestro querido “Chaguito”. Tuvo victorias cuyos recuerdos perduran y también rudos contrastes. Ha gozado de todos los matices. Pero fue grande en el triunfo, y de los golpes se incorporó con ansias de nuevas luchas. Vida admirable. Muchas veces pudo morir, pero siempre surgieron voluntades inquebrantables, que no desmayaron por alcanzar una estrella, como los muchachos del Liceo Santiago, que con un volantín quizás cuantas veces trataron de llegar al cielo.

Arrow
Arrow
ArrowArrow
Slider